Desde que me he embarcado en este camino, he buscado en internet la información que necesitaba. Después de varias investigaciones me di cuenta de que este instrumento, el péndulo hebreo, no era un instrumento cualquiera de radiestesia sino un camino real y auténtico de vida, una misión.

Así que hice todo lo posible para encontrar el entrenamiento adecuado para mí.
Aún siendo italiano, quería encontrar una formación que se remontara lo más posible al origen del uso del péndulo hebreo que es utilizado básicamente por los profesores españoles.
Continuando con mi investigación me trajeron a conocer a  Nuria Romaguera.
La contacté e inmediatamente me hizo sentir como en casa, como uno más de la familia.
A pesar de ser un hablante nativo de italiano, no me desairó.
Al darse cuenta de inmediato de que estaba teniendo dificultades con el idioma, se ofreció a enseñarme de todos modos.
Me informó que, durante las lecciones en línea, hablaría más despacio en su idioma para que pudiera hacerse entender mejor por mí y, en cualquier caso, al proporcionarme los folletos para poder traducir a mi idioma, yo podría continuar mi camino, y así fue.
Ahora sigo este camino y siempre aprendo cosas nuevas, importantes para mi formación.
Agradezco infinitamente a Nuria su paciencia, su dedicación y su rectitud en su enseñanza.
Sí, Nuria tiene este gran mérito, es una persona íntegra e ilustrada que trabaja con pasión y amor, amor que transmite en su incansable enseñanza.

Lorenzo Rubiño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 2 =